En la estrategia de marketing que debemos tener, podemos plantear dos caminos para generar ventas, aunque sean diferentes, deben de ser paralelos, y coherentes con nuestra marca, nuestros valores y mensaje principal.

Se trata de vender a través de Google y de Facebook, hablamos de “Pull-marketing” vs “Push-marketing”.

¿Qué es la publicidad “Pull-marketing”?

Es la publicidad en la que el consumidor ya tiene la necesidad creada y está buscando un producto o servicio, en ese momento, debemos mostrarnos en las plataformas donde los posibles clientes buscan como Amazon o Google.

Está claro que cuando realizamos un anuncio en Google, para una campaña de búsqueda o shopping, tenemos que segmentar las palabras clave por las que queremos pujar, añadir un texto atractivo con llamada a la acción y de esta manera podremos conseguir clicks en el anuncio.

eseller

Como el cliente está buscando el producto, tenemos esa parte del trabajo hecha porque ya tiene la necesidad de algo y nosotros debemos cubrirla, “solo” necesitamos captar la atención con nuestro anuncio y después convencer sobre que nuestro producto/servicio o nuestra web es la mejor para cubrir esa necesidad.

“Con los anuncios en Google de búsqueda vamos a personas que ya tienen la necesidad, lo que no sabemos es si se decidirán por nosotros.”

En Facebook, trabajamos como “Push-marketing”,

¿Qué quiere decir esto?

El target quizás no tiene la necesidad de ese producto, quizás tampoco sabe que existe, por lo que la venta es por un lado más impulsiva, porque no estamos cubriendo una necesidad, estamos incluso creándola y por otro lado tendremos un recorrido más largo.

El recorrido del cliente pasa por el descubrimiento, conocimiento, concienciación, compra, que el recorrido sea más largo no significa que sea más caro, ya que se trata de “seducir” con los atributos de nuestra marca y producto al público objetivo.

compra

Con “Push-marketing” debemos trabajar otros aspectos, como ir atrayendo al público objetivo de manera progresiva hasta que finalmente cumpla el objetivo de comprar.

En cada etapa debemos mostrar un tipo de anuncio diferente, apropiado para la situación en la que el cliente está, desde un artículo de blog hasta el banner con oferta de compra.

 “No olvides que la segmentación de estos anuncios es fundamental, ya que los tres principales errores que se suelen cometer son: un anuncio en un formato equivocado, a la persona equivocada, en el momento equivocado, y de esta manera la publicidad en Facebook NO es rentable.”

 Como resumen, no se puede elegir entre Facebook o Google, utilizar ambas estrategias “Push-marketing” “Pull-marketing” es lo más coherente, ya que no hay usuarios exclusivos de cada plataforma, es decir, a la misma persona podríamos alcanzarla en dos sitios distintos y de esta manera seremos más rentables.

Una estrategia omnipresente, es la más rentable siempre que seamos coherentes con nuestro mensaje, con el producto y dándole al cliente lo que necesita.